Art et pouvoir (axe 3),  Fictions et réalités (axe 5)

Dossier : Ficción e imaginación

Introduction

Illustration « ¿Un sueño dentro de un sueño? Dalí 2.0 »  

(Anto Wolda, Diseñadora e ilustradora chilena, 2020)

Una [de las] tres ilustraciones inspiradas en obras de Dalí. Las obras fueron realizadas en medio de la pandemia 2020. Al estar en cuarentena, realicé estos escenarios ficticios y mágicos como medio de escape. Cada elemento tiene un concepto asociado a la situación vivida en cuarentena, como: feminismo, vacío, desconexión con nuestra propia naturaleza, entre otros.

(Comptes Behance et Instagram: @wolda_)

Sueño causado por el vuelo de una abeja alrededor de una flor antes del despertar, 1944

. Palabras útiles: el alga : l’algue • la margarita : la marguerite el arcoíris : l’arc-en-ciel estrellado/a : étoilé(e) • florido/a : fleuri(e) el pez : le poisson

. Metodología: Lectura de imagen 

.   Pour en savoir plus sur la lecture et l’analyse d’image : clique ici

. Expresión personal: Contesta oralmente a la pregunta siguiente. 

En tu opinión, ¿esta imagen ilustra mejor qué eje temático entre : « Ficción y realidad » y « Arte y poder » ? Justifica tu respuesta con tres argumentos. 

→ Ta présentation devra durer entre 1 minute 30 et 2 minutes.

→ N’oublie pas de commencer ton enregistrement en indiquant ton prénom et ta classe.

Document 1

Extrait « Don Quijote contra los molinos de viento » 

(Miguel de Cervantes, El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha, Libro 1, Capítulo VIII, 1605)

Parte 1:

…………En esto descubrieron treinta o cuarenta molinos de viento que hay en aquel campo; y, así como don Quijote los vio, dijo a su escudero

– La ventura va guiando nuestras cosas mejor de lo que acertáramos a desear1 ; porque ¿ves allí, amigo Sancho Panza, donde se descubren treinta, o pocos más, desaforados gigantes2 con quien pienso hacer batalla y quitarles a todos las vidas, con cuyos despojos comenzaremos a enriquecer3 ; que ésta es buena guerra, y es gran servicio de Dios quitar tan mala simiente4 de sobre la faz de la tierra.

– ¿Qué gigantes? dijo Sancho Panza.

Quichotte par Jules David (1887)

– Aquellos que allí ves, respondió su amo, de los brazos largos; que los suelen tener algunos de casi dos leguas5.

– Mire vuestra merced, respondió Sancho, que aquellos que allí se parecen no son gigantes, sino molinos de viento, y lo que en ellos parecen brazos son las aspas6, que, volteadas del viento, hacen andar la piedra del molino.

. Palabras útiles: 1- mejor de lo que acertáramos a desear : mieux que nous pouvions le désirer • 2- desaforados gigantes : d’énormes géants • 3- enriquecer : nous enrichir • 4- tan mala simiente : mauvaise graine • 5- dos leguas = más de dos kilómetros • 6- las aspas : les ailes du moulins

 

Pregunta 1: Párrafo 1 (« en estos descubrieron… escudero »). 

    • ¿Quiénes son los personajes presentes en este fragmento del Quijote?
    • ¿Qué relación existe entre ellos?
    • ¿Dónde están?

Pregunta 2: Párrafo 2 (« La ventura va… la tierra »).

    • Don Quijote piensa ser un caballero, como en los libros que ha leído. ¿Qué pretende hacer?
    • Para los LVA. En esta réplica, Don Quijote emplea un vocabulario propio de la literatura de caballería. Cita tres ejemplos de expresiones.

Pregunta 3: Párrafos 3 a 5 (« ¿Qué gigantes?… del molino »). La imaginación de Don Quijote se opone a la visión realista de Sancho Panza. Explica lo que ve cada uno de los dos personajes.

Parte 2:

– Bien parece, respondió don Quijote, que no estás cursado1 en esto de las aventuras: ellos son gigantes, y, si tienes miedo, quítate de ahí y ponte en oración2 en el espacio que yo voy a entrar con ellos en fiera y desigual batalla.

…………Y, diciendo esto, dio de espuelas3 a su caballo Rocinante, sin atender a las voces que su escudero Sancho le daba, advirtiéndole que, sin duda alguna, eran molinos de viento, y no gigantes, aquellos que iba a acometer4. Pero él iba tan puesto en que eran gigantes, que ni oía las voces de su escudero Sancho ni echaba de ver, aunque estaba ya bien cerca, lo que eran; antes5, iba diciendo en voces altas:

– ¡Non fuyades6, cobardes y viles criaturas, que un solo caballero es el que os acomete!

Levantóse en esto un poco de viento, y las grandes aspas comenzaron a moverse; lo cual visto por don Quijote, dijo:
– Pues aunque mováis más brazos que los del gigante Briareo, me lo habéis de pagar.
…………Y, en diciendo esto y encomendándose de todo corazón a su señora Dulcinea, pidiéndole que en tal trance le socorriese, bien cubierto de su rodela7, con la lanza en el ristre8, arremetió9 a todo el galope de Rocinante y embistió10 con el primero molino que estaba delante, y, dándole una lanzada en el aspa, la volvió el viento con tanta furia que hizo la lanza pedazos11, levándose tras sí al caballo y al caballero, que fue rodando muy maltrecho12 por el campo.

…………Acudió Sancho Panza a socorrerle a todo el correr de su asno, y, cuando llegó, halló que no se podía menear13: tal fue el golpe que dio con él Rocinante.

Palabras útiles: 1- no estás cursado : tu n’y connais rien • 2- ponte en oración : fais ta prière • 3- dio de espuelas : il donna des éperons • 4- acometer = atacar • 5- antes : (ici) au contraire • 6- non fuyades : (ancien castillan) no hayáis • 7- la rodela : le bouclier • 8- la lanza en el ristre : la lance en arrêt • 9- arrematar = atacar • 10- embestir con : se précipiter contre • 11- hacer [algo] pedazos : réduire [qqch] en morceau • 12- muy maltrecho : fort malmené • 13- menearse  = moverse : bouger

Pregunta 1: Párrafos 1 y 2 (« Bien parece… voces altas »). Don Quijote se muestra testarudo (têtu) y decide atacar a sus enemigos (ennemis) imaginarios. Busca tres elementos del texto que lo ilustran.

Pregunta 2: Párrafos 2 y 6 (« Y, diciendo esto… el campo »). Di si las propuestas siguientes son verdaderas o falsas y justifica tus respuestas citando un elemento del texto.

    • Sancho ayuda a Don Quijote en su lucha.
    • Don Quijote provoca a sus enemigos.
    • Como todo caballero respetable, Don Quijote implora a su dama durante su hazaña (exploit).
    • Don Quijote y su caballo van muy lento.
    • Don Quijote y su caballo chocan contra un molino.

Pregunta 3: Para los LVA. A partir del párrafo 2, se efectúa una ruptura en el ritmo narrativo. Compara el dinamismo (sonoridad, movimiento…) de estos párrafos con el dinamismo de la Parte 1 estudiada anteriormente.

Pregunta 4: Párrafo 7 (« Acudió Sancho… con él Rocinante »). ¿Cómo te parece esta última imagen del personaje Don Quijote? ¿Te parece heroica?¿Por qué?

  •  

Document 2

Poème « La sonatina » 

(Rubén Darío, « Prosas Profanas », 1896-1901)

La princesa está triste… ¿Qué tendrá la princesa?

Los suspiros se escapan de su boca de fresa,

Que ha perdido la risa, que ha perdido el color.

La princesa está pálida en su silla de oro,

Está mudo el teclado de su clave  sonoro; 5

Y en un vaso olvidada se desmaya  una flor.


El jardín puebla el triunfo de los pavos reales .

Parlanchina , la dueña dice cosas banales,

Y, vestido de rojo, piruetea el bufón.

La princesa no ríe, la princesa no siente; 10

La princesa persigue por el cielo de Oriente

La libélula vaga de una vaga ilusión.


¿Piensa acaso en el príncipe de Golconda o de China,

O en el que ha detenido su carroza argentina

Para ver de sus ojos la dulzura de luz? 15

¿O en el rey de las Islas de las Rosas fragantes,

En el que es soberano de los claros diamantes,

O en el dueño orgulloso de las perlas de Ormuz?


¡Ay! La pobre princesa de la boca de rosa,

Quiere ser golondrina, quiere ser mariposa, 20

Tener alas ligeras, bajo el cielo volar,

Ir al sol por la escala luminosa de un rayo,

Saludar a los lirios  con los versos de Mayo,

O perderse en el viento sobre el trueno del mar.


Ya no quiere el palacio, ni la rueca  de plata , 25

Ni el halcón  encantado, ni el bufón escarlata,

Ni los cisnes  unánimes en el lago de azur.

Y están tristes las flores por la flor de la corte ,

Los jazmines de Oriente, los nelumbos  del Norte,

De Occidente las dalias y las rosas del Sur. 30


Pobrecita princesa de los ojos azules!

Está presa  en sus oros, está presa en sus tules,

En la jaula  de mármol  del palacio real;

El palacio soberbio que vigilan los guardas,

Que custodian  cien negros con sus cien alabardas ,  35

Un lebrel que no duerme y un dragón colosal.


¡Oh quién fuera hipsipila  que dejó la crisálida!

(La princesa está triste. La princesa está pálida)

¡Oh visión adorada de oro, rosa y marfil!

¡Quién volara a la tierra donde un príncipe existe 40

(La princesa está pálida. La princesa está triste)

Más brillante que el alba, más hermoso que Abril!


¡Calla, calla, princesa –dice el hada madrina-,

En caballo con alas, hacia acá  se encamina,

En el cinto  la espada y en la mano el azor , 45

El feliz caballero que te adora sin verte,

Y que llega de lejos, vencedor de la Muerte,

A encenderte los labios con su beso de amor!

La princesa está triste… ¿Qué tendrá la princesa?

Los suspiros se escapan de su boca de fresa,

Que ha perdido la risa, que ha perdido el color.

La princesa está pálida en su silla de oro,

Está mudo el teclado de su clave  sonoro; 5

Y en un vaso olvidada se desmaya  una flor.


El jardín puebla el triunfo de los pavos reales .

Parlanchina , la dueña dice cosas banales,

Y, vestido de rojo, piruetea el bufón.

La princesa no ríe, la princesa no siente; 10

La princesa persigue por el cielo de Oriente

La libélula vaga de una vaga ilusión.


¿Piensa acaso en el príncipe de Golconda o de China,

O en el que ha detenido su carroza argentina

Para ver de sus ojos la dulzura de luz? 15

¿O en el rey de las Islas de las Rosas fragantes,

En el que es soberano de los claros diamantes,

O en el dueño orgulloso de las perlas de Ormuz?


¡Ay! La pobre princesa de la boca de rosa,

Quiere ser golondrina, quiere ser mariposa, 20

Tener alas ligeras, bajo el cielo volar,

Ir al sol por la escala luminosa de un rayo,

Saludar a los lirios  con los versos de Mayo,

O perderse en el viento sobre el trueno del mar.


Ya no quiere el palacio, ni la rueca  de plata , 25

Ni el halcón  encantado, ni el bufón escarlata,

Ni los cisnes  unánimes en el lago de azur.

Y están tristes las flores por la flor de la corte ,

Los jazmines de Oriente, los nelumbos  del Norte,

De Occidente las dalias y las rosas del Sur. 30


Pobrecita princesa de los ojos azules!

Está presa  en sus oros, está presa en sus tules,

En la jaula  de mármol  del palacio real;

El palacio soberbio que vigilan los guardas,

Que custodian  cien negros con sus cien alabardas, 35

Un lebrel que no duerme y un dragón colosal.


¡Oh quién fuera hipsipila  que dejó la crisálida!

(La princesa está triste. La princesa está pálida)

¡Oh visión adorada de oro, rosa y marfil!

¡Quién volara a la tierra donde un príncipe existe 40

(La princesa está pálida. La princesa está triste)

Más brillante que el alba, más hermoso que Abril!


¡Calla, calla, princesa –dice el hada madrina-,

En caballo con alas, hacia acá  se encamina,

En el cinto  la espada y en la mano el azor , 45

El feliz caballero que te adora sin verte,

Y que llega de lejos, vencedor de la Muerte,

A encenderte los labios con su beso de amor!

. Palabras útiles: xxxxxxxx : xxxxxxxxx • xxxxxxxxx : xxxxxxxx 

 

Pregunta 1: ¿Xxxxxxxxx?

Pregunta 2: ¿Xxxxxxxxx?

Pregunta 3: ¿Xxxxxxxxx?

Document annexe

Bande annonce du film « El laberinto del fauno » 

(Guillermo del Toro, sorti en 2006)

. Palabras útiles: xxxxxxxx : xxxxxxxxx • xxxxxxxxx : xxxxxxxx 

 

Pregunta 1: ¿Xxxxxxxxx?

Pregunta 2: ¿Xxxxxxxxx?

Pregunta 3: ¿Xxxxxxxxx?

Document 3

Nouvelle « Continuidad de los parques » 

(Julio Cortázar, Final de juego, 1956)

…………Había empezado a leer la novela unos días antes. La abandonó por negocios urgentes, volvió a abrirla cuando regresaba en tren a la finca ; se dejaba interesar lentamente por la trama, por el dibujo de los personajes. Esa tarde, después de escribir una carta a su apoderado y discutir con el mayordomo una cuestión de aparcerías , volvió al libro en la tranquilidad del estudio que miraba hacia el parque de los robles . Arrellanado en su sillón favorito, de espaldas a la puerta que lo hubiera molestado como una irritante posibilidad de intrusiones, dejó que su mano izquierda acariciara una y otra vez el terciopelo verde y se puso a leer los últimos capítulos. Su memoria retenía sin esfuerzo los nombres y las imágenes de los protagonistas; la ilusión novelesca lo ganó casi en seguida. Gozaba del placer casi perverso de irse desgajando línea a línea de lo que lo rodeaba, y sentir a la vez que su cabeza descansaba cómodamente en el terciopelo del alto respaldo , que los cigarrillos seguían al alcance de la mano, que más allá de los ventanales danzaba el aire del atardecer bajo los robles.
…………Palabra a palabra, absorbido por la sórdida disyuntiva de los héroes, dejándose ir hacia las imágenes que se concertaban y adquirían color y movimiento, fue testigo del último encuentro en la cabaña del monte. Primero entraba la mujer, recelosa ; ahora llegaba el amante, lastimada la cara por el chicotazo de una rama . Admirablemente restallaba ella la sangre con sus besos, pero él rechazaba las caricias, no había venido para repetir las ceremonias de una pasión secreta, protegida por un mundo de hojas secas y senderos furtivos. El puñal se entibiaba contra su pecho, y debajo latía la libertad agazapada. Un diálogo anhelante corría por las páginas como un arroyo de serpientes, y se sentía que todo estaba decidido desde siempre. Hasta esas caricias que enredaban el cuerpo del amante como queriendo retenerlo y disuadirlo, dibujaban abominablemente la figura de otro cuerpo que era necesario destruir. Nada había sido olvidado: coartadas , azares, posibles errores. A partir de esa hora cada instante tenía su empleo minuciosamente atribuido. El doble repaso despiadado se interrumpía apenas para que una mano acariciara una mejilla. Empezaba a anochecer.
…………Sin mirarse ya, atados rígidamente a la tarea que los esperaba, se separaron en la puerta de la cabaña. Ella debía seguir por la senda que iba al norte. Desde la senda opuesta él se volvió un instante para verla correr con el pelo suelto. Corrió a su vez, parapetándose en los árboles y los setos, hasta distinguir en la bruma malva del crepúsculo la alameda que llevaba a la casa. Los perros no debían ladrar, y no ladraron. El mayordomo no estaría a esa hora, y no estaba. Subió los tres peldaños del porche y entró. Desde la sangre galopando en sus oídos le llegaban las palabras de la mujer: primero una sala azul, después una galería, una escalera alfombrada. En lo alto, dos puertas. Nadie en la primera habitación, nadie en la segunda. La puerta del salón, y entonces el puñal en la mano, la luz de los ventanales, el alto respaldo de un sillón de terciopelo verde, la cabeza del hombre en el sillón leyendo una novela.

. Palabras útiles: xxxxxxxx : xxxxxxxxx • xxxxxxxxx : xxxxxxxx 

 

Pregunta 1: ¿Xxxxxxxxx?

Pregunta 2: ¿Xxxxxxxxx?

Pregunta 3: ¿Xxxxxxxxx?

Document 4

Micronouvelle « El dinosaurio » 

(Augusto Monterroso, Obras completas (y otros cuentos), 1959)

…………Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí.

. Palabras útiles: xxxxxxxx : xxxxxxxxx • xxxxxxxxx : xxxxxxxx 

 

Pregunta 1: ¿Xxxxxxxxx?

Pregunta 2: ¿Xxxxxxxxx?

Pregunta 3: ¿Xxxxxxxxx?

Le prof fun, optimiste, mais un peu exigeant (même avec lui) • Etablissement : Lycée dans le 9-5 • Citation: « El lenguaje nos ayuda a capturar el mundo, y cuanto menos lenguaje tengamos, menos mundo capturamos...» (Fernando Lázaro Carreter)

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *